aprender y crecer, el día a día.

El Aprendizaje sucede. Sucede siempre y en cualquier momento. Aprendemos en casa, en la plaza, en un aula, de compras o viendo una peli. Aprendemos a los 2 y a los 73. Aprendemos, incluso, si no queremos.

Y en Labor, también.

Labor es un campamento base en el ir venir de la familia a la comunidad; eso que antes podría ser una escuela pero que ahora es un espacio más de crecimiento,  de derivas y aprendizajes compartidos. Un lugar de encuentro con “otras” donde vivir las diferencias que nos configuran y aprender, también, del encuentro con sus experiencias, sus pasiones o conocimientos.

Y sucede de manera espontánea.

Laboragunea está habitado por personas de diferentes edades, hábitos, deseos, capacidades o ideas. Son personas que por diferentes razones y cuando están en “el Labor” no van a la escuela o al trabajo y buscan otro lugar donde trabajar/aprender/jugar en compañía.

Y se encuentran cada una en su tarea y contagiando al resto de sus emociones, conquistas, errores y descubrimientos; afrontando retos personales o colectivos y desplegando sus aprendizajes a su ritmo y según sus necesidades.

Esto significa, a veces, que una está leyendo mientras otro cose unos pantalones, otros dos juegan con lego, otras charlan, uno prepara una exposición sobre la liga de futbol y los hay que corren o se hacen un supermercado.

A veces parece un gimnasio y otras una biblioteca. Es quizá dificil de visualizar, pero sucede de manera fácil.

El aprendizaje se da y las personas aprenden a leer, a construir una polea, a maquetar en inDesing, a multiplicar fracciones o a hablar en público. No todas aprenden lo mismo ni al mismo tiempo. Cada una, en cada momento, decide qué hacer. Y ese es el aprendizaje más trascendente que se hace en Labor. Asumir la responsabilidad del propio aprendizaje ( o la propia vida): tomar decisiones, expresar necesidades, asumir acuerdos… y ejercer esta libertad sabiendonos parte de una comunidad.

 

Posiblea da ez ikastea?

 

Ikasi, ikasi egiten dugu, nahi ta nahi ez. Dakiguna eta nahi duguna partekatzen dugu ere, nahi ta nahi ez. Azken hau zelan egiten dugu erabakitzeko aukera dugu. Eta hortxe, erlazio mota-hezkuntza.

Guk erabakia –beste edonor moduan suposatzen dogu- gure esperientzi eta ezagutzetan oinarrituta, honela hartzen dugu:

  • bat/ Konfidantza. Pertsonek, zer nahi, zer behar eta zer ahal dugun jakin badakigu. Edo, beste modu baten esanda –ezberdina esanahiez ere- hazteko gaitasuna, beharra eta desioa dugu.
  • bi/ Ziurtasuna. Pertsonak ezberdinak gara. Zenbait kontutan bardinak, baina ez dugu bakoitzan hazkuntza aurrez ikusteko modurik eta, edonola, hau kontrolatu nahi izatea ez da inolaz ere aukera osasuntsua.
  • hiru/ Asistentzia. Entzun eta erantzun. Eta albo batera utzi entzute eta onarpen jarreratik urruntzen gaituen edozein beldur edo injerentzia.

Presentzia edo jarrera honekin, asistitzen ditugu Laborren sortzen diren ikaskuntza beharrak: momentuko jolasari, informazio eskaerari, landu beharreko azterketari, gatazkan laguntza beharrari… konfidantza osoz eta gure beldur, itxaropen edo expectatibak alde batera utzita, “ikasleari” dagokion protagonismoari leku emoten.

Honela gainera… ezer planteatzeko astirik ez dugu izaten.

 

laister arte, hemen gaituzu

el juego no tiene límites, nos lleva hasta ellos!